Cuídate

Dormir con luz es malo para el corazón y afectar los niveles de glucosa

Debemos cuidar los hábitos que seguimos antes y durante el sueño, pues pueden ser dañinos para la salud.

Sin duda, dormir es uno de los momentos más esperados para las personas que trabajan o estudian durante todo el día. Ese instante en el que nos preparamos para descansar y recobrar energías para el día siguiente suele ser muy disfrutable.

Sin embargo, deberemos tener cuidado con nuestros hábitos que realizamos antes y durante de dormir.

Luz al dormir afecta la salud

Y es que la exposición a la luz, aunque sea moderada, aumenta el riesgo de enfermedad cardiaca y la resistencia de la insulina, de acuerdo a un estudio que se publicó en “Pnas”.

Por esa razón cerrar las persianas, cortinas y apagar lámparas y televisiones, cuando llega la hora de descansar es lo mejor para la salud.

“Una sola noche de exposición a una iluminación moderada de la habitación durante el sueño puede perjudicar la regulación de la glucosa y el sistema cardiovascular, que son factores de riesgo de enfermedades cardíacas, diabetes y síndrome metabólico”, dijo Phyllis Zee, autora principal de la investigación de la Universidad Northwestern de Estados Unidos.

Al dormir en una habitación moderadamente iluminada por la noche, frente a hacerlo en una con luz tenue, el sistema nervioso autónomo se activa. El fenómeno es malo, pues normalmente el ritmo cardiaco y otros parámetros cardiovasculares son más bajos de noche y más altos durante el día, sostuvo Daniela Grimaldi, otra de las creadoras del estudio.

Como consecuencia, la resistencia a la insulina se produce a la mañana siguiente. Esta aparece cuando las células de los músculos, la grasa y el hígado no responden bien a la insulina y no pueden utilizar la glucosa de la sangre para obtener energía.

Lo malo es que para compensarlo, el páncreas produce más insulina y, con el tiempo, el nivel de azúcar en la sangre se incrementa.

Genera sobrepeso y obesidad

De hecho, un estudio previo publicado en “Jama Internal Medicine” examinó a un gran número de personas sanas que se exponían a la luz durante el sueño y vio que había más sobrepeso y obesidad.

“Ahora mostramos un mecanismo que podría ser fundamental para explicar por qué ocurre esto”, dijo Zee, pues afecta a la capacidad de regular la glucosa.

Los especialistas hallaron que la exposición a la luz moderada hacía que el cuerpo entrara en un estado de alerta mayor, en el que el ritmo cardiaco aumenta, así como la fuerza con la que se contrae el corazón y la velocidad con la que la sangre es conducida a los vasos sanguíneos.

Una hábito en cuatro de cada 10

La exposición a la luz artificial por la noche es habitual, ya sea en dispositivos que emiten luz en el interior o de fuentes externas al hogar, sobre todo, en las grandes zonas urbanas.

Además, un proporción significativa, que asciende a 40 por ciento, duerme con una lámpara de cabecera, luz en el dormitorio o mantiene la TV encendida.

Por todo esto, los investigadores sugieren no prender la luz en la noche, pero, si es necesario, que sea tenue, se encuentre cerca del suelo y se opte por un color ámbar, rojo o naranja.

Tags

Lo Último

Te recomendamos