Entérate

Extraen por primera vez un gusano parásito de casi 8 cm del cerebro de una mujer

El hallazgo desató una carrera desenfrenada para averiguar de qué parásito se trataba exactamente.

El parásito le generaba graves trastornos a la paciente australiana.| Foto: Reuters.
El parásito le generaba graves trastornos a la paciente australiana.| Foto: Reuters.

Una mujer australiana de 64 años ingresó en el hospital para someterse a una intervención quirúrgica cerebral, la doctora neurocirujana Hari Priya Bandi no esperaba extraer un gusano parásito vivo de casi 8 centímetros de largo que se retorcía entre sus pinzas.

PUBLICIDAD

“Solo me había cruzado con gusanos gracias a mis no tan buenos conocimientos de jardinería... Me parecen terroríficos y esto no es algo con lo que yo trate en absoluto”, dijo Bandi a CNN sobre el primer descubrimiento mundial de un gusano vivo dentro de un cerebro humano.

Hallazgo

El experto en enfermedades infecciosas del Hospital de Canberra, Sanjaya Senanayake, explicó a CNN que el hallazgo desató una carrera desenfrenada para averiguar de qué parásito se trataba exactamente.

Recomendados

Un colega del laboratorio del hospital pudo ponerse en contacto con un experto en parasitología animal de una agencia gubernamental de investigación científica situada a solo 20 minutos de distancia, y encontró su inesperada respuesta.

“Pudimos enviarle el gusano vivo, lo examinó y lo identificó inmediatamente”, explica Senanayake.

Las pruebas moleculares confirmaron que se trataba de Ophidascaris robertsi, un gusano que suele encontrarse en las pitones, según un comunicado de prensa de la Universidad Nacional Australiana y el Hospital de Canberra.

Primer caso

“Hasta donde sabemos, este es también el primer caso que afecta al cerebro de cualquier especie de mamífero, humano o no”, afirma Senanayake, que también es profesor de la Universidad Nacional de Australia.

Según los investigadores, la paciente vivía cerca de una zona lacustre habitada por pitones alfombra en el sureste de Nueva Gales del Sur. Aunque no tuvo contacto directo con los reptiles, es probable que contrajera el gusano tras forrajear espinaca de Nueva Zelandia, una verdura de hoja autóctona, que cocinó y comió.

Los médicos y científicos que se ocuparon de su caso teorizaron que una pitón de alfombra podría haber propagado el parásito a través de sus heces a las verduras, que la paciente tocó y contaminó luego con alimentos u otros utensilios de cocina.

¿Cómo se descubrió el gusano?

La mujer ingresó inicialmente en un hospital local a finales de enero de 2021 tras sufrir tres semanas de dolor abdominal y diarrea, seguidas de tos seca constante, fiebre y sudores nocturnos.

Varios meses después, sus síntomas se convirtieron en falta de memoria y depresión, por lo que fue enviada a un hospital de la capital australiana, donde una resonancia magnética reveló algo inusual en el lóbulo frontal derecho de su cerebro.

Lo que ocurre normalmente es que las pitones alfombra de Australia son portadoras del Ophidascaris robertsi y desprenden los huevos del parásito en sus heces, propagándose a través de la vegetación que comen los pequeños mamíferos y marsupiales. En algún momento, las pitones también comen esos mismos animales infectados, y entonces el parásito vive dentro de la serpiente, completando el ciclo.

En este caso, la paciente fue probablemente una huésped accidental del gusano, dijo Senanayake. El parásito es muy invasivo y se sospecha que sus larvas, o juveniles, estaban presentes en otros órganos del cuerpo de la mujer, incluidos los pulmones y el hígado.

Senanayake dijo que el caso ponía de manifiesto el creciente peligro de que las enfermedades e infecciones pasen de los animales a los humanos, especialmente a medida que las personas se adentran más en los hábitats de los animales.

Tags

Lo Último

Te recomendamos