Entérate

¿Desaparecieron dos palabras del diccionario de la RAE?

Este acto causó preguntas sobre la evolución del lenguaje y el papel de la RAE en su regulación

La Real Academia Española (RAE), es una institución muy respetada por su labor en la estandarización y promoción del idioma español en todo el mundo hispanohablante.

PUBLICIDAD

Sin embargo, la institución ha dado un paso que sorprendió a muchos: la eliminación permanente de dos “letras” del abecedario.

Este acto, causó revuelo en las personas, y desató preguntas sobre la veracidad y el papel que juega la institución.

Recomendados

Para comprender completamente esta decisión, es importante entender la naturaleza de los dígrafos “ch” y “ll”. Aunque durante mucho tiempo se han considerado letras individuales en el abecedario, en realidad son dígrafos.

La RAE hace un cambio importante en el diccionario

Según su definición, un dígrafo es “un grupo de dos letras que están representadas por un solo sonido”. En el caso del español, “ch” y “ll” representan fonemas que se pronuncian como un solo sonido, lo que los distingue de las letras individuales. La decisión de la RAE de eliminar estos dígrafos del abecedario español es un movimiento audaz que refleja su compromiso con la coherencia y la claridad del idioma.

Si bien puede parecer una medida radical para algunos, la RAE ha dejado en claro que esta exclusión no implica la desaparición de “ch” y “ll” del sistema gráfico del español. Estos dígrafos seguirán siendo utilizados en la escritura de palabras españolas, pero ya no se considerarán letras separadas en el abecedario.

Algunos aplauden la decisión como un paso hacia una ortografía más coherente y simplificada, mientras que otros expresan preocupación por la pérdida de elementos tradicionales del idioma. Sin embargo, es importante recordar que la RAE actúa en interés de mantener la unidad y la claridad del español en un mundo en constante cambio.

El español, una lengua en constante cambio

La eliminación de “ch” y “ll” del abecedario español también plantea preguntas más amplias sobre la naturaleza del lenguaje y su evolución. ¿Debería el español adaptarse a las cambiantes necesidades y usos de sus hablantes, o debería mantenerse fiel a las tradiciones lingüísticas establecidas?

Estas son cuestiones complejas que la RAE enfrenta continuamente en su tarea de regular el idioma. En última instancia, la decisión de la RAE de eliminar “ch” y “ll” del abecedario español es un recordatorio de que el lenguaje es dinámico y está en constante evolución. A medida que la sociedad cambia y se desarrolla, también lo hace el idioma que usamos para comunicarnos.

Tags

Lo Último

Te recomendamos