Hazlo Tú

Cada tipo de cebolla tiene un uso en la cocina: mira cuáles son

La cebolla es una planta, que no sólo adereza las comidas, sino que también tiene usos medicinales

Cebollas moradas y amarillas: aliadas de la salud. Foto: bing.com/images. (leventina/Getty Images/iStockphoto)

La cebolla tiene un amplio uso en la cocina. No sólo aviva la sazón de guisos, encurtidos, sopas, frituras y demás preparaciones, sino que tiene propiedades medicinales por su altas propiedades bactericidas, fungicidas, diuréticas y antisépticas.

PUBLICIDAD

Según La Vanguardia, la cebolla es una planta “rica en minerales y oligoelementos (calcio, magnesio, cloro, cobalto, cobre, hierro, fósforo, yodo, níquel, potasio, silicio, cinc, azufre y bromo); y también en vitaminas (A, B, C y E)”.

Tiene sus detractores por el olor que desprende, pero esto es debido  a que posee ácido sulfúrico. El citado medio dice que la llaman la “insulina vegetal” porque baja los niveles de azúcar en sangre, además si se come cruda ayuda al hígado, al páncreas y a la vesícula. Sin embargo, deben minizarla o evitarla, quienes sufran de acidez estomacal.

Recomendados

Tipos de cebolla

Cebolla
Cebolla

Pero ¿Cuántos tipos de cebollas hay? y ¿Cómo aprovechar cada una según su tipo de beneficio? Mejor Con Salud presentó el tema respondiendo indicando que hay 15 tipos y explicó el uso de cada, lo cual presentamos a continuación:

Cebolla Morada: tiene  vitamina C, potasio, calcio y fósforo, esto le da propiedades antiinflamatorias y antialérgicas. Por lo general, la consumen cruda o encurtida, motivo por el cual, la usan en ensaladas o ceviches. Debido a sus propiedades también la usan como té o licuada para la tos.

Cebolla amarilla: es amarilla con tono marrón por fuera. Es más picante porque tiene más azufre. Es rica en vitamina B6, A y C, así como en flavonoides y antioxidantes, por lo que es buena contra enfermedades cardiacas e infecciones. Es excelente para sopas, salsas, brochetas, estofados, guisos, salteados y para caramelizar. No se debe cocinar mucho porque se pone pegajosa.

Cebolla blanca: baja los niveles de colesterol y triglicéridos, también para subir las plaquetas. Es ideal para picos de gallo, fajitas, huevos rancheros y salteados. Se cocina muy rápido porque es sensible al calor.

Cebolla perla: es la más blanca y dura de todas, tiene un ligero aspecto brillante, y allí su nombre. Debido a su bajo contenido de azufre es menos picante. Disminuye los síntomas del reumatismo. Puede usarse para guisos, cremas y asados.

Échalote: es de origen meditarraneo y muy popular en la cocina francesa, su piel es cobre rojiza y por dentro es morado brillante, tiene una forma ovalada y pequeña.

Debido a que tiene flavonoides y polifenólicos, fortalece el sistema inmunológico, previene la presión arterial alta y la aterosclerosis. Como tiene un sabor dulce, se puede usar para ensaladas y guarniciones, también es buenísima para caramelizar.

Cippolini: es el tipo de cebolla más pequeña, su tamaño es similar al de una pelota de golf y su forma es achatada. Es dulce, lo que permite usarla en ensaladas y para caramelizar, también en estofados y asados, además puede comerse cruda.

Cebolla China: también se le conoce como cebolleta, cebolla galesa o ajo porro. Se puede comer de muchas formas: cruda, cocida, frita y asada. Por lo general, se usa la parte blanca y no la parte verde de las hojas.

Calçot: es parecida al cebollín, tiene un talló grande y hojas en la parte superior. La usan mucho en la gastronomía catalana y para el tradicional plato calçotada, que implica hacerlos a la parrilla.

Cebolla Walla Walla: es una de las más grandes, con forma redonda y piel marrón con pulpa amarilla. Su olor es uno de los más suaves, por lo que se puede comer cruda, como guarnición o fritas, también en ensaladas.

Cebolla Vidalia: es del sur de Estados Unidos, la recomiendan para quienes sufren de gasas, se puede comer cruda, caramelizándola sin azúcar, como acompañante de en sándwiches y hamburguesas o en ensaladas.

Cebollino: es de las más pequeñas, también se conoce como cebolla en rama. Se acostumbra a comerla cruda, por lo que la pican y la echan sin cocinar sobre las comidas, especialmente sobre sopas, tortilla y carnes.

Cebolla Ptujski Lük: proviene de Slovenia, es picante y muy fuerte con una piel cobriza y pulpa blanca. Se usa para platos salados sin cocción prolongada.

Cebollas egipcias: les llaman cebollas aéreas porque tienen racimos con la pulpa que guinda. Se puede consumir de muchas formas, para sopas, encurtidos, asados, entre otros.

Cebollas Maui: provienen de Maui, Hawai. Tienen forma achatada y piel blanca amarillenta. Tiene un uso diverso en la cocina, desde caramelizar hasta en guisos, sopas y parrillas.

Cebollas Bermuda: tiene forma aplanada: Se pueden comer asadas o fritas. Debido a su sabor dulce, también puede ser para ensaladas o complementos de hamburguesas y sándwiches.

Tags

Lo Último

Te recomendamos